Saltar al contenido

Jabón syndet

Jabon syndet

Los jabones convencionales no son los más adecuados para la piel sensible, seca o que padece acné. Para estos casos, no hay nada mejor que el jabón sin jabón, mejor conocido como jabón syndet. Este es un concepto que surgió al eliminar los surfactantes (álcalis) que contenían muchos de los jabones comunes y sustituirlos por detergentes sintéticos «synthetic detergent».

Estos jabones cuentan con detergentes sintéticos tensoactivos, que respetan la capa lipídica de la piel. Puedes encontrarlos como geles y pastillas y son cada vez más comunes.

¿Qué es?

Los syndets son detergentes sintéticos, se les conoce como jabones sin jabón y son productos limpiadores con un pH muy similar a la piel, por lo que no alteran su barrera protectora. Son la mejor opción para pieles delicadas y sensibles.

La mayoría de los geles hoy en día son syndets, algunos generan más espuma que otros, pero siempre generan menos espuma que los habituales, pues no contienen añadidos espumantes que puedan dañar la piel.

En su composición se encuentran conservantes, humectantes y emulgentes. También pueden contener perfumes, colorantes y otros aditivos.

¿Cómo funcionan los jabones syndet?

Para comprender el funcionamiento de estos jabones, debemos entender el funcionamiento del jabón tradicional. Un jabón común limpia la piel porque es un surfactante, es decir, contiene moléculas que tienen dos propiedades, por un lado, son hidrofóbicas o lipofílicas (pueden unirse a las grasas) y por el otro son hidrófilo o lipofóbico (se unen al agua y hacen más sencillo el lavado)

Los jabones tienen esta capacidad porque se forman por la unión de los ácidos grasos de grasas animales o aceites y álcalis como el hidróxido sódico o hidróxido potásico. Esto da lugar a un producto alcalino, es decir, con un pH alto.

Los jabones syndet son surfactantes sintéticos, no provienen de grasas o de aceites y su pH es mucho más bajo que el de los jabones tradicionales. Trabajan de igual forma que un jabón tradicional, pero respetan la capa de grasas y humedad de la piel.

Tipos y usos

Dependiendo de su composición, los jabones syndets pueden ser más o menos agresivos y más o menos efectivos en lo que a limpieza se refiere. Existen tres tipos de jabones syndets y cada uno tiene sus propios usos:

Aniónicos

Contienen compuestos químicos surfactantes que tienen carga negativa en su extremo hidrófilo. Son los más empleados en limpieza porque son poderosos, hacen mucha espuma y son económicos. Sin embargo, pueden resecar la piel porque son muy irritantes. Este tipo de compuestos se emplean en geles lavavajillas.

Los geles de baño syndet aniónicos contienen sulfatos.

Anfóteros

Tienen carga positiva o negativa dependiendo del medio. Tienen una menor capacidad limpiadora y espumante, además, son costosos. Sin embargo, no son irritantes y suelen mezclarse con los jabones aniónicos para reducir sus efectos irritantes.

No iónicos

Son buenos limpiadores, pero no muy buenos espumantes. Se utilizan en geles de baño y jabones para niños por su baja agresividad con la piel.

Beneficios

Los jabones «syndet» son recomendables para:

  • Personas que padecen de problemas cutáneos como acné o rosácea y requieren de una limpieza delicada, pero exhaustiva.
  • Se recomiendan para deportistas y personas que realizan ejercicios y requieren de duchas muy frecuentes.
  • Personas con piel sensible, niños y bebés.
  • Personas que padecen de resequedad e irritación con jabones tradicionales.

¿Cómo puedo diferenciarlos de un jabón común?

Los jabones contienen alguna de estas sustancias: Estearato de sodio, estearato de potasio, oleato de sodio, palmitato de sodio. Además, llevarán estas sustancias dependiendo del producto grasoso que contengan: Ácido esteárico, ácido oleico o ácido palmítico, entre otros.

Los jabones syndet son los más utilizados para la higiene cutánea, muchos productos son syndets, pero no lo indican en la etiqueta y solo te encontrarás que dicen “Gel de baño” o “Gel de ducha” algunos pueden generar más espuma que otros, pero nunca asocies la espuma a la capacidad limpiadora de estos jabones.

Lo syndets más empleados son el lauril sulfato de sodio (SLS, sodium lauryl sulfate) y el lauril éter sulfato sódico (SLES, sodium laureth sulfate). Ambos son aniónicos y pueden irritar la piel, pero el SLES es mejor tolerado y es el más utilizado en geles y productos para pieles sensibles.

Los syndet también pueden contener surfactantes anfóteros para reducir el efecto irritante de los aniónicos. En estos casos debes buscar en los ingredientes: Betaína de coco (coco betaine) o betaina de cocamidapropilo (cocamidopropyl betaine) y disocioconfodiacetato de sodio (disodium cocoamphodiacetato).

Otras sustancias que también puedes buscar son: cetyl betaine, disodium cocoamphodipropionate, o lauroamphopropionate. Estos compuestos son costosos, por lo que los geles de baño para pieles sensibles tienden a ser más caros.

Los surfactantes no iónicos son aquellos que producen muy poca espuma y son recomendables para los niños. En estos casos siempre debes buscar entre los ingredientes: Coco glucoside, lauryl glucoside o decyl glucoside.

Siempre debes comprar jabones syndets para la higiene de la piel, pues su pH es más amigable con tu piel que el de los jabones tradicionales. Ten presente que la mayoría de los geles de baño y para el lavado del cutis son syndets, por lo que no necesitarás buscar demasiado.

Algunas marcas agregan a sus productos la etiqueta “Syndet” para destacar. No se diferencian en nada a otros productos que son syndet y no tienen esta etiqueta, simplemente es una estrategia de marketing que puede llevarte a gastar mucho más dinero del que tenías pensado.

Contraindicaciones y precauciones

  • Si tienes la piel sensible, padeces de dermatitis atópica o tienes la piel muy seca, puedes buscar jabones para bebés, solo debes asegurarte que no contenga surfactantes irritantes como el SLS.