Saltar al contenido

Jabón de tierra

jabon de tierra
Jabón de tierra
5 (100%) 1 vote[s]

El jabón de tierra es un producto tradicional que se ha resistido al paso del tiempo. Se comercializaba envuelvo en hojas de plátano y era elaborado con ceniza y sebo animal. Cuenta con un olor característico, su color es oscuro y tiene propiedades curativas para la piel y, según expertos espiritistas, para la suerte.

Este jabón se puede encontrar en tiendas naturistas, tiendas online y a la venta en su forma tradicional al ser elaborado por familias que se resisten a dejar de preparar tal producto, pues es parte de su cultura.

¿Qué es?

Es un producto cosmético y cultural muy apreciado por el esoterismo y la cosmética natural, pues aporta notables beneficios. Es confeccionado con grasa animal, ceniza vegetal obtenida a través de la quema de carbón o leña, cristal de aloe vera, zumo de limón, arcilla o barro y agua hirviendo.

Este producto lleva muchas horas de cocción y da lugar a una masa muy pesada a la que se le da forma de bola y se empaque en hojas de plátano para su conservación y distribución.

Hoy en día, no se le añade grasa animal, sino aceites vegetales y esencias florales o frutales. Sin embargo, puedes encontrar autentico jabón de tierra confeccionado con la receta tradicional en tiendas dedicadas al esoterismo, tiendas botánicas y en la sección naturista de mercados artesanales.

Este jabón tiene un olor muy característico si encuentras la versión sin perfume. Es blando, de color oscuro y tiene propiedades curativas para la piel. Su uso diario elimina escamas de codos, rodillas y pies, además, deja la piel muy suave y tersa. No crea espuma porque no tiene glicerina y saponina, pero sus propiedades exfoliantes, astringentes y desengrasantes dejan la piel limpia y suave.

¿Para qué sirve?

Este jabón, como muchos productos artesanales, tiene múltiples usos:

Para la piel del rostro

Durante el día nuestra piel acumula la suciedad que se encuentra en el medio ambiente y células muertas, aunque laves tu rostro, siempre tendrás un pequeño porcentaje de esta mezcla sobre él, causando obstrucciones en los poros y puntos negros.

El jabón de tierra puede evitarlo, solo debes utilizarlo en la mañana y en la noche, masajeando suavemente y dejándolo actuar por cinco minutos. Luego debes enjuagarlo con agua fría.

Para el acné

Es perfecto para combatir brotes de acné. Solo debes lavar tu rostro tres veces al día y no utilizar cremas grasosas sobre tu cutis.

Para el cabello

Tradicionalmente se ha utilizado este jabón para lavar el cabello, pues mantiene alejadas a las plagas, fortalece el folículo piloso y mantiene el cuero cabelludo libre de caspa y de grasa.

Para atraer buena suerte

Este jabón es muy valorado por espiritistas venezolanos para eliminar los bloqueos energéticos y los residuos dejados por influencias negativas. Debe emplearse los martes y viernes para limpiar la casa y a quienes viven en ella.

Para los piojos

Esta plaga indeseable puede ser eliminada utilizando jabón de tierra durante un mes. Lava su cabello dos o tres veces al día y déjalo actuar por 10 minutos. Recuerda enjuagar con abundante agua.

Humecta la piel

Este jabón humecta los pies, rodillas y codos, incluso la piel más áspera queda con la suavidad y tersura de la juventud.

Para barba y bigote perfectos

Para una barba y bigote brillantes solo debes emplear jabón de tierra. Aplica sobre la barba húmeda y masajea suavemente para estimular la circulación y fortalecer el folículo piloso.

Para las mascotas

Si tu perro o gato padece de piel seca, puedes aplicar este jabón y gracias a sus propiedades astringentes, exfoliantes y desengrasantes, su aspecto y salud mejorará.

Para las callosidades

Es muy útil para suavizar las callosidades de los codos, pies y rodillas debido a sus propiedades exfoliantes.

Cómo hacer jabón de tierra casero

Si te agrada preparar jabones de manera artesanal, quizás te interese preparar el jabón de tierra. Lamentablemente, sus ingredientes suelen varias y las cantidades a utilizar no son conocidas más allá de sus fabricantes artesanales.

Para esta receta no utilizaremos grasa animal, sino aceite de oliva. Para elaborarlo, necesitarás:

  • Ceniza vegetal, obtenida por la quema de madera o carbón.
  • Aceite de oliva.
  • Sábila.
  • Zumo de limón.
  • Arcilla.
  • Agua.
  • Olla de acero.
  • Cuchara de madera.

La ceniza debes colocarla en una olla mediana de acero inoxidable. Agrega el doble de agua hasta obtener una mezcla conocida como lejía rica en carbonato o sales de potasio y de sodio. Ten cuidado y evita salpicar. Cuela la mezcla.

Si la concentración de lejía es muy elevada, puede enrojecer tus manos. Si es muy baja, el jabón se descompondrá rápidamente. Las cantidades adecuadas de ceniza y agua las conocerás por medio de prueba y error. Puedes comprar un medidor de pH en una farmacia, si la mezcla tiene un pH de 10, puedes reducirlo hasta 8 o 7 aplicando unas gotas de zumo de limón.

Pon a calentar la lejía mientras en que, en otro recipiente debes poner a calentar el aceite. Cuando tengan temperaturas similares, agrega el aceite a la lejía removimiento lentamente, se formará una masa.

Agrega la arcilla y el cristal de aloe vera triturado o licuado sin dejar de remover. Deja hirviendo por un par de horas a fuego bajo hasta lograr la contextura deseada.

Déjalo enfriar, su contextura será más espesa y podrás formar bolas de jabón.

Envuélvelas con hojas de plátano y déjalas reposar por unos días.

Precauciones

Antes de utilizar el jabón por primera vez, realiza una prueba de tolerancia. Aplica un poco sobre la piel de tu muñeca y retíralo con agua. Espera un día, si no notas efectos adversos, lo puedes utilizar.