Saltar al contenido

Jabón de manzanilla

jabon de manzanilla
Jabón de manzanilla
5 (100%) 1 vote[s]

El jabón de manzanilla es un producto natural especial para las personas que tienen la piel muy sensible o delicada, como niños, ancianos y personas con alergias. La manzanilla es antiinflamatoria, por lo que alivia el escozor y las rojeces provocadas por la irritación y las alergias.

¿Qué es?

Es un jabón natural que contiene manzanilla y aceite esencial de manzanilla. Puede contener otros ingredientes como miel y lavanda para mayores beneficios.

La manzanilla es muy efectiva contra enfermedades de la piel, como acné, rosácea, arañas vasculares, alergias, comezón, heridas infectadas, ulceras, eczema seco y piel atópica. Suele emplearse la manzanilla romana, pues es la que tiene un mayor número de propiedades terapéuticas.

Beneficios

Existen muchos tipos de manzanilla y es una planta medicinal conocida en casi todo el mundo debido a sus notables propiedades medicinales y cosméticas. Su uso para la piel nos brindará grandes beneficios, pues la nutre en profundidad dejándola tersa y suave.

Para la rosácea

Es un jabón eficiente para tratar la piel afectada por rosácea. Esta enfermedad causa que la dermis adopte un tono rojizo y suele afectar a personas de piel blanca con edades comprendidas entre los 30 y 60 años.

Para el cabello

Este jabón, así como el champú, cambian el color de las fibras capilares desde la raíz, dotándolo de un tono castaño.

Para el acné

Este jabón tiene propiedades exfoliantes que limpian en profundidad los poros de la piel, evitando así, el exceso de grasa y suciedad sobre el cutis. De esta forma evita la proliferación de granos y espinillas.

Para bebes

Los jabones naturales de manzanilla sin esencias ni colorantes están diseñados para pieles sensibles como las de los bebés.

Para piel grasa

Regula los niveles de pH sobre nuestro rostro, manteniéndolo hidratado y en equilibrio, lo que evitará que los poros secreten grasa en exceso.

Para las manchas

Tiene la capacidad de renovar las células muertas de tu dermis contribuyendo a eliminar las manchas provocadas por granos o por el sol. El uso constante de jabón de manzanilla nos dota de una piel uniforme.

¿Dónde puedo comprar jabón de manzanilla?

Este jabón puedes encontrarlo a buen precio en tiendas naturistas de tu localidad, si no te agradan, puedes comprarlos en tiendas online, donde puedes encontrar diferentes marcas naturales que elaboran este tipo de jabón de manera natural.

¿Cómo hacerlo casero?

La siguiente receta combina las propiedades del jabón de glicerina y el jabón de sosa caustica con los beneficios de la manzanilla para lograr humectación extra y una limpieza a fondo de nuestra piel:

Para preparar la primera parte del jabón, necesitarás:

  • 100 g de glicerina transparente.
  • 10 g de miel derretida.
  • 1ml color amarillo y rojo.
  • 0,5 ml de aceite esencial de manzanilla

Derrite la base de glicerina a baño de maría, evita que hierva. Cuando esté derretido, agrega la miel y el aceite esencial de manzanilla. Separa las mezclas en dos partes, a una agrega el color amarillo y a la otra el color rojo.

En el molde para jabón agrega primero el color amarillo, deja enfriar y agrega la mezcla de color rojo. Cuando esté frio, córtalo en trozos pequeños y colócalos en un molde de mayor tamaño.

Para la segunda parte necesitarás trabajar en un ambiente ventilado y vestir gafas de protección, guantes y mascarilla. Los ingredientes que necesitas son:

  • 85 g de sosa
  • 118 ml de agua destilada
  • 100 ml de agua con 10 g de manzanilla seca
  • 682 ml de aceite de oliva
  • 10 gr de cera de abejas
  • 10 gr de miel
  • 1ml de aceite esencial de manzanilla

Prepara una infusión con la manzanilla y el agua, agrega la infusión al agua destilada y deja reposar unos 15 minutos. Junta esta mezcla con la miel y agrega la sosa. La temperatura subirá, por lo que el envase debe ser resistente al calor y de gran tamaño, la mezcla crecerá y puede rebosar, así que debes tener cuidado.

Calienta el aceite de oliva y la cera de abejas. Cuando esté completamente derretida la cera, retira del fuego.

Cuando la temperatura alcance de 46ºa 60ºC (puedes medirla con un termómetro de alcohol, nunca de mercurio) ya puedes agregar el aceite de oliva y la cera de abejas. Ambas mezclas deben de tener la misma temperatura.

Mezcla durante 15 minutos o hasta que, al hacer un dibujo con la cuchara, este permanezca durante unos minutos.

Agrega la mezcla al molde que tiene los trozos de jabón de glicerina anterior.

Para la tercera parte necesitarás:

  • 85 g de sosa
  • 218 ml de agua destilada
  • 682 ml de aceite de oliva
  • 10 g de cera de abejas
  • 5 g de manzanilla seca
  • 55 g de miel
  • 1 ml de aceite esencial de manzanilla

Junta el agua con la miel, agrega la sosa de forma lenta y mezcla con cuidado porque la temperatura sube rápidamente. Calienta la cera de abejas con el aceite de oliva. Cuando la cera esté derretida y ambas mezclas se encuentren entre 46º y 60ºC podrás mezclarlas juntas. Agrega el resto de los ingredientes menos la manzanilla seca.

Bate durante 15 minutos o hasta que, al hacer un dibujo con la cuchara, este permanezca unos segundos en la mezcla.

Agrega esta mezcla al molde y espolvorea la manzanilla seca en la parte superior. Deja reposar en un lugar fresco y seco durante 48 horas. Luego desmolda y corta en trozos el jabón. Cúbrelos con una toalla vieja y deja secar durante 30 días.