Saltar al contenido

Jabón de bergamota

jabon de bergamota
Jabón de bergamota

La bergamota o naranja agria es un producto natural del que se obtiene un aceite muy valorado para aromatizar tés, perfumes y productos cosméticos. El jabón de bergamota es un producto de uso delicado que puede brindar notables beneficios a nuestra piel, sobre todo en casos de brotes de acné.

¿Qué es?

La bergamota tiene por nombre científico C. aurantium subsp. Bergamia o Citrus bergamia. Es una variedad de naranja agria considerada como un cruce entre el limón y la naranja y que crece en la zona de Bérgamo en el norte de Italia aunque son originarias de Asia del Sur.

Este fruto es muy utilizado como aromático para darle un sabor distintivo al té Earl Grey. Para la belleza se utiliza el aceite esencial de bergamota, extraído de las glándulas oleaginosas de la piel del fruto. Este aceite se utiliza por su aroma refrescante en baños vigorizantes.

La bergamota es un cítrico muy nutritivo. Tiene un tamaño similar al de una naranja, pero es de color amarillo. El jugo es altamente ácido y amargo, por lo que no se puede consumir lo suficiente para disfrutar sus beneficios. Por esta razón, se consume en suplementos por sus beneficios impresionantes para reducir los niveles de colesterol, para perder peso, combatir la rigidez arterial y controlar el azúcar en la sangre.

Componentes químicos

El aceite esencial de bergamota contiene:

  • Linalool y acetato de linalilo: Le aportan su fragancia.
  • Sesquiterpenos: Propiedades antibacteriales, antisépticas, anti-inflamatorias y le otorgan un efecto calmante
  • Terpenos: Le otorgan un olor y sabor agradable.
  • Furocumarinas y bergapteno: Son utilizadas para el tratamiento de la pérdida de pigmento en la piel.
  • Alcanos: Lubrican y suavizan la piel.
  • Alcoholes.

¿Para qué sirve?

De la piel de la bergamota se obtiene un aceite muy beneficioso. Tiene propiedades suavizantes, refrescantes y vigorizantes para la piel, es el complemento ideal para los baños. Su aroma y sus propiedades medicinales son perfectos para tratar diversas afecciones de la piel e incluso, estados nerviosos alterados.

Para pieles grasas y mixtas

Entre los beneficios de la bergamota para la piel, tenemos que se trata de la mejor opción para las pieles grasas y mixtas, porque aporta mucha suavidad a la textura natural de la piel.

Es necesario recordar que no se debe aplicar antes de tomar el sol, porque puede causar antiestéticas manchas en la piel. La bergamota tiene una acción fotosensibilizadora en nuestra piel. Bajo los rayos solares no solo puede manchar sino, causar alergias.

Para los hongos

El aceite de bergamota suele emplearse con tratamiento de luz UV para tratar infecciones por hongos o micosis fungoide, un tipo muy raro de cáncer de piel. Puede utilizarlo en jabones para mantener estos molestos huéspedes lejos de tu piel.

También puede aplicarse para prevenir infecciones por piojos y otros parásitos externos.

Para la psoriasis

Se emplea en clínicas especializadas para el tratamiento de la psoriasis. Puedes utilizarlo en jabón para controlar los síntomas pues es un antiséptico que combate infecciones y reduce la inflamación.

Para el estrés

El aceite esencial de bergamota es utilizado en la aromaterapia como energizante y estimulante. Tiene la capacidad de reducir el estrés y calmar, además, se emplea como tratamiento para la depresión. Tiene una fragancia muy fresca, dulce y afrutada, al utilizarlo en un baño relajante puedes recuperar el ánimo perdido.

También puede incrementar el apetito en personas que, por causa de la depresión, lo han perdido.

¿Cómo se prepara?

Para preparar un jabón purificante de bergamota para disfrutar de los beneficios ya mencionados y tratar el acné solo debes seguir esta sencilla y rápida receta ¡Solo toma 30 minutos!

Ingredientes

  • 150 g de base de jabón para fundir o jabón de glicerina.
  • 5 g de limón en polvo.
  • 12 gotas de aceite esencial de bergamota.
  • Moldes para jabón.

Preparación

Corta el jabón de glicerina en trocitos y colócalos en una cazuela previamente desinfectada. Coloca la cazuela en baño de maría para fundir el jabón. Una vez fundido, retira del fuego, añade el polvo de limón y el aceite esencial, mezcla cuidadosamente y vierte en los moldes para jabón.

Deja los moldes en un lugar fresco y desmolda luego de unas horas o cuando ya esté firme. Si lo deseas, coloca en la nevera para acelerar el proceso.

Déjalo reposar unas 24 horas antes de utilizarlo.

Contraindicaciones

Recuerda que la bergamota incrementa la sensibilidad de la piel a la luz solar, no lo utilices con medicamentos que incrementan la sensibilidad a la luz del sol. Esto podría provocar quemaduras, ampollas, erupciones severas y manchas en la piel.

Si utilizaste el jabón, lleva ropa protectora y protector solar si debes salir al sol.

No agregues más aceite esencial del indicado, pues es un producto muy fuerte que puede irritar la piel si no se utiliza respetando las justas medidas.