Saltar al contenido

Jabón de azufre

Jabon de azufre

El azufre es un mineral popular en la dermatología, ya que cuenta con propiedades desinfectantes, astringentes y antiinflamatorias. Estas se aprovechan utilizando el azufre como ingrediente principal en jabones indicados para el tratamiento del acné, la dermatitis y la psoriasis.

¿Qué es?

Es un producto dermatológico indicado para el tratamiento de afecciones de la piel y del cuero cabelludo. Contienen un 3% de azufre en su composición, lo que le otorga propiedades secantes, astringentes, antiinflamatorias y desinfectantes.

Beneficios

El jabón de azufre aporta numerosos beneficios a la salud de nuestra piel. Entre ellos destacan:

Controla los puntos negros

Es un problema común que inicia en la pubertad. El jabón de azufre controla la secreción de sebo, seca la superficie de la piel y desobstruye poros, evitando la aparición de los puntos negros.

Para el cuero cabelludo

El jabón de azufre contribuye a mantener el cabello sano y reluciente y ayuda a paliar los efectos nocivos del uso de planchas y agentes químicos.

Uñas con hongos

Las uñas pueden contener muchos gérmenes y bacterias difíciles de controlar. Si utilizas el jabón de azufre para lavar tus manos, sus propiedades desinfectantes las protegerán de infecciones fúngicas y bacterianas.

Forúnculos

El azufre es muy eficaz para tratar la foliculitis, es decir, las infecciones de folículo pilosebáceo. Este problema causa inflamación y dolor en la zona afectada. Para evitarlo, aplica jabón de azufre en la zona afectada.

Para las manchas

El jabón de azufre es un exfoliante poderoso y un gran bactericida. Es importante recordar que algunas infecciones pueden decolorar la piel y dejarla desigual y áspera. Las propiedades exfoliantes y bactericidas contribuyen a corregir este problema.

Para combatir el acné

El azufre es efectivo para controlar las espinillas. Su acción germicida elimina las bacterias que causan el acné y su efecto queratolítica elimina las células muertas que obstruyen los poros.

Para el cabello

Es recomendable solo para el cabello grasoso, con caspa y seborrea. Puedes utilizar el champú de azufre o directamente el jabón para combatir la caspa y el exceso de sebo.

Es recomendable utilizar jabón de azufre con ácido salicílico para controlar la caspa seborreica, pero debes tener en cuenta que solo es recomendable para este tipo de caspa.

Para la caída del cabello

Una de las causas principales de la caída del cabello es la obstrucción de los folículos pilosos por el exceso de sebo, lo que impide una adecuada circulación y el nacimiento de nuevos cabellos. Cuando esto ocurre, es necesario utilizar jabón de azufre para lavar el cuero cabelludo y eliminar el sebo.

Si el problema no remite, es necesario acudir con un dermatólogo, porque la caída del cabello puede ser provocada por hormonas, enfermedades de la tiroides o por diversas causas genéticas.

Para quitar los piojos

Es recomendable para ahuyentar y eliminar los piojos. Aunque afecta a los niños, es necesario que todos los integrantes de la familia se bañen con jabón de azufre y también conviene lavar la ropa de cama para evitar que se propaguen.

Usos

El jabón de azufre cuenta con múltiples usos, tanto dermatológicos como en el hogar, entre ellos destacan:

  • Aliviar problemas de acné, barros, espinillas y cutis graso.
  • Combatir las afecciones de la piel por sus propiedades antisépticas, antifúngicas y antibacterianas.
  • Para tratar la dermatitis seborreica, la psoriasis y el eccema.
  • Favorece la producción de colágeno, regenerando la dermis.
  • Exfolia la piel.
  • Para limpiar el cabello y combatir la caspa.
  • Elimina las impurezas que acumula el maquillaje
  • Alivia la sarna y la tiña.
  • Puede eliminar las manchas dejadas por el sol.
  • Puede combatir las verrugas.
  • Puedes utilizarlo como espuma de afeitar ocasionalmente.
  • Controla la humedad en los armarios.

¿Cómo usarlo en caso de acné?

Lava todos los días en las noches tu cutis o la zona afectada por el acné con el jabón y deja actuar durante unos 15 o 20 minutos. Luego, enjuaga con agua fría para cerrar los poros.

El azufre también tiene la capacidad de aclarar el tono de piel, pues es un poderoso exfoliante que elimina la capa superiores de la dermis, dando lugar a una piel clara y libre de impurezas.

Utiliza este jabón siempre en las noches antes de dormir y en las mañanas solo si es necesario, aplica después cremas hidratantes y protector solar.

¿Cómo usar el jabón de azufre en la cara y la piel?

Aplica el jabón de azufre en tu rostro como un jabón común. Asegúrate de utilizar alguna marca reconocida. Lava cada noche con este jabón después de retirar el maquillaje y repite en las mañanas solo si tu piel se nota demasiado grasosa.

Nunca dejes el jabón sin enjuagar porque es muy irritante.

¿Qué debes usar después de aplicar jabón de azufre?

Lo mejor es utilizar una crema humectante, sobre todo si notas la piel tirante, ya que el jabón de azufre puede resecarla mucho. También es recomendable utilizar protector solar durante el día y lavar bien los restos del jabón antes de secar.

Contraindicaciones y precauciones

  • El uso de este jabón puede provocar enrojecimiento, picazón o inflamación.
  • Las personas que son alérgicas a la aspirina no deben utilizarlo o deben hacerlo con moderación.
  • No es apto para la piel de los bebés.
  • En dosis elevadas es muy abrasivo e irritante, por lo que debes verificar que no contenga más del 3% de azufre.
  • No se recomienda para pieles secas o sensibles.,
  • Si provoca irritación, suspende su uso.