Saltar al contenido

Jabón de aceite de oliva

jabon de oliva

El aceite de oliva tiene múltiples propiedades, utilizarlo para preparar jabones y aprovechar estos beneficios para la piel es casi una tradición en algunos países. El aceite de oliva nutre y humecta la piel, dejándola limpia y suave sin afectar su equilibrio natural como los jabones comerciales.

¿Qué es?

El jabón de aceite de oliva contiene esta sustancia como ingrediente activo, lo que le otorga propiedades nutritivas e hidratantes. Nutre la piel porque le aporta sustancias oleosas imprescindibles para su estructura y la hidrata porque las grasas presentes en él previenen la evaporación del agua.

Beneficios

Al utilizar el jabón de aceite de oliva disfrutarás de los siguientes beneficios:

Hidratación de la piel

Hidratación, penetración y regeneración de células. Es muy rico en nutrientes, antioxidantes y vitaminas.

Nutrición

Contiene elevadas cantidades de vitaminas A, D y K y también vitamina E, estas sustancias nutren y protegen a las células de la oxidación y de diferentes desequilibrios que provocan enfermedades en la piel.

Alivio de enfermedades

Es muy beneficioso para las personas que padecen alergia, eczema y psoriasis, alivia las ulceras, contribuye a cicatrizar las heridas y calma las sensaciones de escozor y picor en la piel.

Antioxidante

Contiene hidroxitirosol, un antioxidante propio del aceite de oliva con propiedades antiinflamatorias que alivian los sarpullidos, quemaduras solares y abrasiones de la piel. Además, contiene vitamina E y ácido oleico, otros antioxidantes que previenen la oxidación que puede llevar a padecer algunos tipos de cáncer de piel.

Regula la piel

El aceite de oliva contiene escualeno, un hidratante natural, esta sustancia regula la secreción de sebo en las pieles grasas y humecta las pieles resecas.

Suaviza la piel

El aceite de oliva suaviza las zonas más secas de la piel dotándolas de un aspecto terso y juvenil. Un uso frecuente incrementa la elasticidad de la piel, previniendo arrugas y estrías, así como la descamación de las zonas más secas.

¿Cómo hacerlo casero?

Para elaborar tu propio jabón de aceite de oliva casero puedes seguir la siguiente receta, de esa forma, contarás con un jabón 100% natural y tradicional en casa, sin sustancias agregadas nocivas para la piel:

Para elaborar este jabón es recomendable que utilices implementos de seguridad como gafas, mascarillas y guantes. Elabóralo en un espacio ventilado, porque se van a generar vapores tóxicos.

Necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 1 litro de aceite de oliva virgen (puedes utilizar aceite de oliva extra virgen para mayores beneficios)
  • 300 mililitros de agua.
  • 125 gramos de sosa cáustica.
  • Molde para jabones.
  • Envase de vidrio resistente al calor.
  • Termómetro.

Añade poco a poco la sosa cáustica al agua, realiza esto en el envase de vidrio resistente al calor y en un espacio ventilado. Remueve hasta que se disuelva por completo y adopte un tono transparente.

Esta mezcla generará mucho calor. Deja reposar en un lugar ventilado y a continuación, deberás calentar el aceite de oliva hasta que alcance la misma temperatura que la mezcla de sosa y agua.

La mezcla de la sosa cáustica y el agua dará lugar a una reacción química que generará mucho calor, por lo tanto, el próximo paso es calentar el aceite en una olla hasta que alcance una temperatura similar a la de mezcla de sosa cáustica y agua.

Una vez tengan la misma temperatura, vierte la sosa sobre el aceite sin dejar de remover, mantén la mezcla a fuego lento y remueve durante 30 minutos. La mezcla cambiará de textura hasta alcanzar un espesor similar al de la mayonesa. Cuando esto ocurra, apaga el fuego.

Continúa removiendo mientras se solidifica, cuando tenga la textura de un puré de papas, puedes añadir cualquier otro ingrediente, como aceite de romero o miel para mayores beneficios. También puedes añadir aromas naturales.

Vierte en los moldes y deja reposar por 48 horas, luego, retira de los moldes y cubre con una toalla vieja. Permite que saponifiquen en un lugar fresco durante 40 días.